pany

Entrevista a PAN y ROSAS, 8 de marzo, lucha hoy y siempre

In Uncategorized by Liliherma0 Comments

Por Sheka Díaz Mirón

PAN Y ROSAS es una organización de mujeres anticapitalistas, socialistas y revolucionarias, que surgió en Argentina en 2003, posteriormente la organización se extendió a Chile, México, Brasil y España.

Surge en México en enero del 2010, como un reflejo del conflicto de los trabajadores del SME (Sindicato Mexicano de Electricistas) en 2009, donde estudiantes de la UNAM se solidarizaron con los trabajadores y ahí confluyeron mujeres de distintos ámbitos, parte de las militantes pertenecían a la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) y se encontraron con más compañeras estudiantes y trabajadoras, que concordaban en que la explotación y opresión que se vive cada día necesita acciones inmediatas, y de ahí surge la idea de fundar PAN Y ROSAS en México, bajo la bandera del marxismo.

Considero importante rescatar esta entrevista realizada en 2013, por la valiente y constante labor, que realiza esta organización de mujeres; en este 8 de marzo de 2017.

Las militantes de este grupo realizan un trabajo social que demanda una mejora para el nivel de vida de todas las mujeres en Latinoamérica, pero en general, un mejor nivel de vida para todos; que están seguras no será posible con el capitalismo como sistema económico, y en lo personal, también estoy de acuerdo.

Entrevisté a Laura y Francisca, dos mujeres jóvenes, llenas de vida, que tienen la necesidad de ver en México mejores oportunidades de vida, y me refiero a todo: más respeto, más trabajo, más amor, no violencia, no asesinatos, no violaciones, no explotación, libertad de expresión sin opresión, pero quizá con lo que les gustaría empezar es con que paren los feminicidios, ya que si nos están matando a las mujeres, no lograremos otros objetivos, primero debe estar asegurada la vida.

Francisca es abogada laboralista, y Laura estudia psicología en la UAM Xochimilco, ambas se reúnen con su organización en un local cerca del metro Cuauhtémoc, pero esta vez hicieron una escala para platicar conmigo en un parquesito junto al mismo metro, y me platicaron qué es PAN Y ROSAS, qué hacen y por qué luchan.

Cuando le pregunté a Francisca qué le dirían a otras personas para que se solidarizaran con la causa, su respuesta fue:

“Decirles que vivimos en un sistema que todos los días nos demuestra que para nosotras las mujeres, lo único que hay es trabajo precario, opresión, violencia, desigualdad. Decirles que la lucha no es una lucha de sexos, es una guerra de clases, que es muy importante organizarnos y pensar que sólo por nuestras manos, por nuestra vía vamos a poder conquistar nuestra emancipación.

Es decir, romper todas esas cadenas que venimos arrastrando, que incluso reproducimos nosotras mismas, nuestras abuelas, nuestras madres, nuestras amigas, que en lo cotidiano todas las mujeres lo hacen porque así nos construimos en este sistema.

Donde somos las reproductoras, las garantes de la vida, somos las madres bien aguantadoras, pero que no podemos decidir sobre nuestras vidas, sobre nuestros cuerpos, sobre nuestra sexualidad, incluso de a quién amar porque está penalizado en la vía de los hechos, si te enamoras de una chica. Toda la moral de la iglesia, la moral del Estado sobre nuestros cuerpos, y la única forma de romper esas cadenas es con la organización, junto a otros sectores de lucha.”

-Sheka Díaz Mirón (SDM): ¿Durante su tiempo como militantes de PYR, han sufrido algún tipo de opresión, amedrentamiento o daño, ante sus manifestaciones y reclamos?

Laura y Francisca: La verdad sí, producto de que somos una organización independiente, cuyo norte está basado en la construcción de una nueva moral, de que para nosotras hay una lucha de clases y no confiamos en las instituciones, en los últimos años hemos visto la ofensiva contra los luchadores sociales.

Precisamente hace un año, tuvimos presa a Nancy Cornejo, una compañera que acudía a manifestarse en la histórica marcha del Halconazo del 10 de junio, donde claramente se expresó que a las mujeres que luchan no sólo las encarcelan y golpean, sino que también emplean un sistema de tortura sexual para romper su resistencia.

Otro ejemplo es el caso de las compañeras de Atenco, a quienes además de golpearlas y encarcelarlas, también las violaron durante seis horas para romper su resistencia. Ahí la importancia de las compañeras que luchan contra la violencia sexual, y ése es un mensaje claro para las mujeres que luchan.

Ese método sistemático de tortura era usado en dictaduras militares de América Latina, en todos lados se usa para quebrar la resistencia de lucha; y en ese sentido, a nosotras no nos ha tocado lidiar con ello, pero creemos que no estamos exentas, porque estamos en un gobierno que criminaliza y persigue la lucha social y que no permite que organizaciones paralelas a sus partidos patronales, puedan expresar o hacer política y cuestionar sus métodos y planes.

Sin embargo lo que sí hemos sufrido, ha sido el amedrentamiento, la presión del gobierno que manda policías y granaderos durante nuestras manifestaciones. Justo recuerdo cuando vino el Papa a México y nos movilizamos del Ángel a la Catedral, todavía estaba Ebrad y envió a cientos de granaderos, cuando nuestra manifestación no era de más de cincuenta personas. Ebrad dijo que los había enviado porque según nadie podía protestar porque estaba el Papa, y se supone que vivimos en un Estado donde la iglesia no tiene interferencia.

-SDM: Supongamos que pudieran cambiar cualquier cosa en México ¿ustedes qué cambiarían?

-Francisca: Está difícil, pero creo que sería llevar a nuestros propios candidatos a la gubernatura. Pensar en que nosotros mismos tenemos que construir nuestra propia voz, nuestro instrumento político, y lo primero sería no tener a Enrique Peña Nieto, ni al PRIato, ni a lo que implica el PRI, ni el Pacto por México que incluyó al PRD y al PAN.

Tampoco somos pro-Morena, ni pro-PRD, a diferencia de otros sectores del feminismo; y en ese sentido creo que sería poder construir nuestra propia voz, nuestro propio instrumento político que nos permitiera ganar terreno frente a la entrega del país.

-Laura: Yo creo que lo mío es un poco más romántico, no me voy tanto a lo estratégico, lo que yo cambiaría, sería quitar la idea de las personas de que no se puede hacer algo, de que no se puede luchar, que sepan que hay esperanza, que no es que toda la política sea basura, de que hay una alterativa de izquierda que puede surgir, solamente a través de la organización.

-SDM: ¿Tiene alguna responsabilidad una mujer que no se organiza, que no se manifiesta, que no lucha ante las problemáticas propias de su género?

-Laura y Francisca: Creemos que debido al atraso a toda la opresión que vivimos, porque incluso así vivimos, así nos educan nuestras madres, nuestras abuelas. En realidad no es que esté mal vista la opresión, incluso nosotras mismas la reproducimos.

El problema es que ahora el grado de feminicidios que se viven en el país, apunta a que a cualquiera de nosotras, a cualquier hora y en cualquier momento nos puede pasar. Y es donde empieza a despertar la consciencia a cualquiera que lo vive. Que al salir de su trabajo, o que incluso en éste, viva el acoso sexual, el acoso laboral, y así se van manifestando estos pequeños fenómenos y después terminan con la privación de la vida.

La violencia que se vive en las relaciones afectivas, laborales e incluso escolares, que se reproduce todos los días es impresionante. Y al menos desde nuestra perspectiva no creemos que es culpa de las mujeres no tener consciencia de ello, justo en ese sentido pensamos que las agrupaciones de mujeres tienen mayor responsabilidad o los colectivos de mujeres, porque se están dando cuenta de un fenómeno y tendrían que dar consciencia a las mujeres de lo que está pasando.

Para nosotras la única salida es organizándonos, darnos a escuchar y protestar, porque la única forma en que se va acabar el feminicidio no va a ser por la vía legal como ya nos dimos cuenta. Sino por la vía de la organización y de tomar en nuestras manos las acciones para frenarlo y principalmente en unidad con otros sectores en lucha, que aunque luchen por otras cosas, es clave que retomen la lucha contra el feminicidio.

La mujer hoy no va a conquistar ni mejores condiciones de trabajo, ni aborto legal, ni ninguna otra cosa, si nos están matando. Y ésa es la premisa, porque no vamos a conquistar nada en un país donde nos asesinan por ser mujeres, mujeres pobres, mujeres trabajadoras, estudiantes, amas de casa….

-SDM: ¿Cuáles son las estrategias que utiliza PAN Y ROSAS?

-Laura y Francisca: Para nosotras lo más importante es organizarnos de forma unitaria, retomar los métodos de lucha como salir a las calles, las huelgas, todo lo que tenga que ver con la autoorganización y la desconfianza a las instituciones y a la vía legal.

Un ejemplo claro es el 8 de marzo, día que retomamos desde que existe Pan y Rosas en México, porque ya no había ochos de marzo en México, estaban cortados por el PRD haciendo ferias y otras cosas, incluso por el PRI cuando estaba Beatriz Paredes. Y lo que hemos retomado es un 8 de marzo combatiendo en las calles, y las últimas tres marchas han sido con el eje principal contra el feminicidio.
La marcha de este año fue por la libertad de Yaki, que era simbólicamente una chica del barrio de Tepito, que fue levantada en la Doctores, abusada sexualmente en un hotel de mala muerte, y después que llega a denunciar al bunker, la detienen como principal sospechosa por un homicidio porque se defendió.

Entonces el mensaje es claro: te van a violar, te van a asesinar y si te defiendes eres una asesina y te vas a quedar presa, por defenderte, por no dejar que te maten. Por eso para nosotras era esencial hacer una campaña para lograr su libertad, porque era un símbolo de que no nos vamos a dejar, de que si nos agreden nos vamos a defender y que no vamos a permitir que nos sigan asesinando.

Entonces fue muy importante salir este 8 de marzo (2013) bajo la bandera de TODAS SOMOS YAKIRI; justo gracias a la movilización y otras marchas y mítines y escraches hoy está libre Yaki.

-SDM: En este momento ustedes representan a PyR, sin embargo también son Francisca y Laura, ¿cómo viven un día normal en sus vidas siendo militantes de Pan y Rosas?

-Francisca: Pues en realidad, justo cuando nosotras hacemos política, partimos de la realidad, y la realidad de las mujeres que es la nuestra, es tener que lidiar con el hostigamiento sexual, tener que lidiar con el trabajo precario, lidiar con que a veces ni trabajo tenemos, tener que lidiar con que muchas no tenemos acceso a la educación y pues con todos los problemas estructurales de la realidad.

Incluso con las cuestiones de las familias de donde venimos, algunas muy descompuestas y fracturadas, con relaciones amorosas no tan buenas por no llamarlas descompuestas. Pero justo lo que nosotras pensamos es que la salida que le damos es construir una agrupación de mujeres, que permita o que tenga como norte llegar a miles de mujeres, para que ellas como nosotras tengan una alternativa distinta.

También incluso lidiar con la soledad, porque a veces como mujer es bien difícil no ser igual a todas, te quedas sola, tienes que lidiar con ello, con las presiones familiares, que te dicen que eso es malo, que no lo hagas, que te va a pasar algo, que te van a asesinar.

Y además de eso, no tener dinero y querer hacer la revolución, pero precisamente eso es lo que hace que cada mañana me despierte y me enfrente a mí misma y a todos los problemas más cotidianos. Son las profundas ganas y convicción de querer construir una sociedad nueva, de poner al servicio toda mi capacidad intelectual y todas mis fuerzas para poder construir justo una herramienta para las mujeres para poder luchar con este sistema que lo único que nos genera es barbarie, es lo único que nos promete seguro.

-Laura: A mí me parece brutal salir a la calle y sufrir el hostigamiento, y no sólo en la calle, también en la escuela, el trabajo. Sin embargo, creo que estar en una organización como es Pan y Rosas te hace ver las cosas desde otro plano, para mí ya no vale la pena enojarme porque alguien me chifló o cosas así, no se trata de un odio a los hombres.

No creo que los hombres tampoco tengan una plena consciencia de esto, sino que al contrario, viene sujetado de un sistema al que le favorece oprimirnos el doble, que se aprovecha de nosotras biologizando el cuidado de los hijos, el cuidado de la casa. Entonces creo que es otro plano porque puedes pensarte de forma distinta, no como alguien que merece ser auxiliada y que está diseñada para eso, sino al contrario que te motiva y te dan ganas de luchar porque sabes que no es así.

-Laura y Francisca: Además para nosotras es clave no vernos en lo individual, porque justo este sistema se reproduce a diario, tú como sujeto posmodernista. Y para nosotras como principal premisa es vernos como parte de una colectividad y que podemos ver y darle salida de esa forma a los problemas.

Crear lazos de solidaridad, porque se sigue reproduciendo todo esa competencia entre las mujeres de aniquilarnos todos los días. Y para nosotras es al contrario, de ser solidarias con nosotras de ir rompiendo ésas cuestiones, todos esos atrasos que nosotras mismas reproducimos, y se trata de construir otro tipo de lazos entre nosotras.

-SDM: ¿Existe algún acontecimiento que haya marcado su vida como militantes, algo importante que quieran mencionar?

-Laura y Francisca: En los últimos meses, ya casi un año, impulsamos una fuerte campaña por arrebatarle un derecho democrático a este gobierno patronal, que es el derecho a que una organización de izquierda independiente pueda ser legal. Y en ese sentido implicó una ardua campaña el conquistar el registro de Asociación Política Nacional para el MTS, de donde Pan y Rosas es impulsor.

Creemos que la única forma de construir una herramienta política es donde las mujeres tengamos participación activa y plena y en ese sentido es que nos hicimos parte de ser constructoras del Movimiento de Los Trabajadores Socialistas (MTS). Y hoy por hoy, después de una amplia jornada de estar llenando todos los requisitos que te ponen estas instituciones, logramos obtener nuestro registro.

Ello implicó salir a la calle, a plazas públicas, a explicarle a la gente por qué una organización de izquierda, integrada por trabajadores, mujeres, estudiantes y miembros de la diversidad sexual, merecía obtener un registro legal. No para integrarnos al régimen, sino porque eso nos permitía tener un mayor espectro a nivel nacional y también hacer política de otra manera.

Incluso encarar al Estado de otra forma, porque éste siempre criminaliza a las organizaciones independientes porque dice que son una bola de vándalos que no estudian y es justo una cobertura política ante la criminalización, y nos permite llegar de forma masiva a otros sectores.

-SDM: ¿Qué actitudes creen que deberían de cambiar en México para acabar con la violencia y abusos contra las mujeres?

-Laura: No sé en realidad si son actitudes, porque creo que la opresión, no es plenamente consciente, tiene mucho que ver con el sistema económico que opera, porque al cosificarnos y apropiarse de nuestro trabajo, el capitalista se ahorra cómo reproducir su fuerza de trabajo, se ahorra en mujeres y niños una mano de obra todavía más barata; por eso creo que propiamente depende del sistema económico.

-Francisca: Igual para mí, la base de la opresión de las mujeres que se expresa con toda la violencia con que no podamos ni decidir sobre nuestros cuerpos y todo lo que hemos charlado, deviene precisamente del capitalismo, que es voraz. Utiliza al patriarcado porque le conviene tener un sector sumamente oprimido, no sólo porque se ahorra en una mano de obra más barata, sino porque a nosotras nos imponen una doble jornada de trabajo, la ganancia de la lavandería, la cocina, la limpieza, lo hacemos nosotras de forma gratuita, porque es “nuestro rol, porque a eso venimos a la vida”, ¿no?

Desde niñas nos enseñan eso, que hay que ser buenas esposas, buenas madres y los 10 de mayo te regalan tu lavadora, tu licuadora, la plancha para que le sigas chambeando duro, y todo eso es la raíz. Y para nosotras la raíz se debe de arrancar, la única forma es conquistando, y nuestra perspectiva es con la revolución. Que justo se borró del mapa, a las actuales generaciones les han enseñado que eso no es posible, que es utópico, pero lo utópico es pensar que este sistema se puede parchar y con modificaciones vamos a estar mejor.

Para nosotras nuestro norte estratégico es el comunismo, crear un nuevo modelo de relaciones, relaciones libres basadas en otra moral. Eliminar del régimen a la institución por excelencia que es la familia, porque es la que vuelve posible todo, es donde se nos enseña todo desde pequeños. A tener que obedecer sin preguntar; y bueno en general eliminar a las principales instituciones, arrebatarles los medios de producción a los capitalistas, que justo para seguir garantizando sus intereses es que nos reproducen toda esa mierda.

-SDM: ¿Cómo ven la educación pública actual en México?

-Laura y Francisca: Hasta hace unos meses vimos al magisterio en escena luchando contra la reforma educativa que el gobierno decía supuestamente iba a mejorar el rezago educativo de años. Sin embargo fue una reforma patronal que buscaba empeorar las condiciones de los maestros e incluso reglamentar las conquistas que los maestros habían obtenido a base de lucha y en nada tocaron los rezagos educativos.

Incluso el magisterio proponía estrategias alternativas que tuviera como premisa una verdadera educación acorde a la realidad de cada niño. Pero volvemos a lo mismo, la educación que se imparte en México es negligente y tiene un enorme rezago porque es garante de los planes de un país atrasado semi-colonial como lo es México.

Que incluso hoy responde a los intereses de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que quiere la privatización de la educación. Creemos que es un grave problema y que la única forma en que puede cambiar es sobre la base de otro sistema.

Porque en realidad lo que nos enseñan, la historia recortada y maquillada que nos enseñan es parte del sistema que la imparte, ¿quién autoriza todos esos planes?, no son casualidad, ¿quién está a cargo de la Secretaría de Educación Pública (SEP)? Es una educación que está preparando futuros obreros.

Es un conocimiento que no está al servicio del pueblo pobre, en realidad, incluso nos damos cuenta que el conocimiento se elitiza, lo podemos ver con la UNAM (que ya no se da abasto) que mandan a los hijos de los trabajadores a las periferias, y a la clase media y clase alta los mandan al campus de CU.

Te das cuenta de todo ese problema de clase inherente que hay, y son universidades que no están puestas al servicio de las luchas, de los trabajadores, que con su trabajo financian el gasto público que se les da a las universidades, y que debería de ser uno de los principales ejes de los estudiantes, retomar la necesidad de luchar junto a los trabajadores, por una educación al servicio de todas estas luchas, que pelee contra la intromisión de la iglesia, contra los planes privatizadores, que pelee por un conocimiento que realmente nos permita cuestionar nuestra realidad y transgredirla.

-SDM: Tomando todo esto en cuenta, ¿ustedes cómo ven a la juventud?

-Francisca: Vemos una generación que ha dado sus primeras expresiones de lucha, pero justo somos una generación que viene de derrota tras derrota tras derrota, que nos planchó el neoliberalismo. Que incluso para nosotras como marxistas pensamos que producto de la caída de la URSS implicó una burocratización del primer Estado obrero bajo el socialismo real, y tuvo mucho desanimo a que por la vía de la organización.

Incluso de tomar al marxismo como una herramienta política que podía transformar tu realidad y hemos visto generaciones desde los 90´s que llamamos el periodo de restauración burguesa, donde ha habido mucha baja moral a la necesidad de luchar. Sin embargo producto de la crisis que se dio en 2008 con la caída de Lehman Brothers que después se extiende en Medio Oriente, Túnez y Libia, vuelve la necesidad de la revolución, y también se dio en Chile luchando por la educación y hoy lo vemos en Brasil que están luchado contra el Mundial.

Contra el aumento del metro y que en México lo vimos principalmente con el #YoSoy132 contra la imposición del PRI y todo lo que significa el PRI, porque es el partido garante del imperialismo, la entrega de PEMEX, todas las reformas estructurales que nos aplicaron, y en ese sentido creemos que la juventud tiene un enorme potencial de lucha pero que está como dando sus primeros pasos. Y que es muy importante por eso, una organización que pueda recrear y darle continuidad a la tradición de lucha que por siglos ha tenido la juventud mexicana.

-Laura: Estoy de acuerdo, creo que está muy desmoralizada la juventud y aunque haya mostrado descontento y dado sus primeros pasos, pues debe verse más allá de sólo reformar el sistema, debe pensarse como un sujeto a lado de la clase obrera, porque debe haber unidad entre las propias luchas.

No sólo en las universidades por el derecho a la educación pública y gratuita, sino también debe pensarse como la próxima mano de obra y en ese sentido también debe levantar consignas en favor de la clase trabajadora, y creo que ahora está un poco apagada, pero tiene tradición de lucha y creo que se puede despertar en cualquier momento.

-SDM: Algunas personas opinan que el marxismo ya no está vigente, ¿qué opinan al respecto?

-Francisca y Laura: Yo creo que hoy es más vigente que nunca, el capitalismo es un sistema inherente a crisis y la crisis del 2008 que hoy no está resuelta, que sólo se ha ido paleando y que por eso vemos planes de austeridad, recortes a libertades democráticas, y también vemos cómo nos implementan un paquete de reformas reestructurales.

Las cuales, lejos de mejorar nuestras condiciones de vida, a lo que apuntan es a cómo estabilizar a México como parte del sistema capitalista, como un eslabón, y en ese sentido creemos que el marxismo hoy es una herramienta política que nos permite luchar pero también teorizar y profundizar y caracterizar nuestra coyuntura para poder dar respuesta a eso.

Marx decía que el sujeto revolucionario es la clase obrera y lo dijo hace casi dos siglos, y hoy por hoy casi se cuadruplicó la clase de trabajadores que en su época y los trabajadores siguen siendo quienes echan a andar el sistema de producción, y son quienes peor calidad de vida tienen. Pero también, son quienes lo pueden parar, quienes pueden destruir a todos estos sujetos que se enriquecen todos los días a nuestras costillas.

Por ejemplo sigue habiendo plusvalía, al trabajar, nos siguen arrebatando el excedente de todo lo que laboramos; creo que la clase obrera se complejizó, porque ahora hay trabajadores de servicio que no había en la época de Marx, hay muchos tipos de trabajadores y todos tenemos en común que a diario para subsistir tener que vender nuestra fuerza de trabajo, y que no somos los dueños de los medios de producción.

Por eso creemos que sigue siendo muy vigente el legado de Marx porque sigue habiendo expoliación imperialista, pueblos originarios pobres y oprimidos, y lo que pasa es que a diario el capitalismo hace política contra cualquier instrumento que quiera destruirlo, desacreditándolo.

Por ejemplo para nosotras como marxistas el mundo nunca ha visto en Cuba un país socialista, mucho menos comunista, sin embargo el capitalismo hace propaganda diciendo: vean, ¿quieren vivir así?, y en realidad no va por ahí. Yo me reivindico trotskysta, y para nosotros no existe, no puede darse, un socialismo en un solo país, lo concebimos como una revolución internacional, que va derrotar a la par al sistema capitalista.

Sabemos que hay países atrasados semi-coloniales como lo es América Latina, y que la fuerte dependencia a EUA da cuenta de ello, por eso para nosotros es clave la unión de la clase obrera internacional y la necesidad de que exista un instrumento internacional para que podamos luchar, y desde ahí retomamos La IV Internacional, un instrumento de lucha para todos. Lo que buscamos es una revolución internacional que le dé a la clase obrera los medios de producción para acabar con la serie de abusos y carencias que los trabajadores de todo el mundo han sufrido, especialmente las mujeres.

Agradezco que hayan llegado al final de esta entrevista, es un poco larga, sin embargo, así es el proceso revolucionario, largo, avanza lento pero seguro. Para mí es importante recordarles y exhibir la realidad que nos desmiembra diariamente, recordarles que existe aunque no queramos verla, aunque nos “alejemos” de los problemas.
Un sistema que nos ha moldeado a su interés, y que para nosotros es totalmente normal, y por ello, es importante pero hacer visibles a los grupos que están conscientes de que las cosas pueden cambiar; mencionarles, que hay personas ahí afuera, que destinan su tiempo libre a una lucha social que a la larga nos beneficiará a todos.

¡Motivarlos a participar, ya sea en una organización o por su propia cuenta cambiar su realidad circundante!

“Queremos el pan, pero también queremos las rosas”

Agradezco a Francisca y Laura, integrantes de Pan y Rosas, por esta entrevista.

Leave a Comment